Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

Breitling Geneve Cadette calibre Landeron 523-N ( 1948 )

Este impresionante Breitling es una muestra mas del maravilloso gusto despojado que a veces me atrapa. Considero que no tengo aún definido mis preferencias relojiles en cuanto a estética: me gustan casi todos. Breitling es muy conocida por su ligazón con la aviación y todas esas cosas que vuelan.... pero les cuento un secreto: sus afamados cronos eran Kelek. Y lo siguen siendo, del momento que compró la prestigiosísima fábrica de cronógrafos.
Este grandote tiene en sus entrañas un calibre inusual: un Landeron 523-N.



Y unas palabras bellas para finalizar. Ya a esta altura, el que no me conocía de antes se está dando cuenta que  además de los relojes.... siento irrefrenable pasión por lapiceras, sacapuntas, monedas, sellos postales.... en fin: de todo tipo de cositas lindas que alivian el alma.
Disfrútenlo:

Siento ecos. Son ecos de escritos que me han referido, de situaciones ya vividas, de contemplaciones durante una provocación constante a la dura y nívea hoja en blanco.

Siento ecos. Que palpitan incertidumbres mientras la pluma se desliza suave y segura por entre nuestro océano enmarañado y furibundo de una conciencia que le cuesta hacerse letra escrita y frase hecha.

Los ecos se multiplican. Son amores inesperados, bellos, apasionados, que aunque llegados tardíamente se disfrutan, gozan y entronan en palabras, prosas y mensajes que vienen y van; tan lejos y tan cerca....

Esos ecos están, los vivo, los escribo. Son la reverberación de los seres que viven en esa energía dispersa que se junta y golpea el alma y corazón en llamas, para reavivar el fuego...

Los ecos son vida. No se puede vivir sin ellos. Tu escribes, y en la ejecución solitaria imaginas al posible lector: tu eco. Y ese eco, que es persona igual que tú te imagina a su vez. Te ama, te idealiza, te construye y deconstruye al infinito...

Los ecos corren, exhalan pasiones hermosas y son portadores de ensoñaciones que algunas veces son reales. Esos ecos bellos terminan en la punta de un plumín para confirmar el acto glorioso de la escritura, que es lo que nos une aquí.
  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario