Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

SEIKO DELICA CALIBRE SEIKO 2415 ( 1974 )


Delica es una denominación registrada por el gigante japonés Miyuki - líder mundial en la fabricación de cuentas y abalorios de bisutería -. Delica fue ( y aún anda alguna que otra por la calle ) un utilitario fabricado por la inquieta Mitsubishi que, deseosa en los ´80 del siglo pasado de ganar terreno en el mercado de las "van " de USA desembarcó en el gran país del norte con un modelo de lineas duras y algo desabrido: el Delica.

Y Delica también fue un modelo de Seiko a contrapié de su época y que compartió terreno con los super poderosos relojes deportivos, los grillos, los insuperables 5 y los fantásticos cronos.
Los Delica fueron un gran fracaso comercial. Nada podían hacer frente a la robustez, presencia, contundencia y prestaciones de los setentosos modelos Seiko.
Los Seiko Delica fueron una estrella fugaz que dejó para los nostálgicos un calibre automático maravilloso y poco visto ( el 2415 ); una caja rectangular con unas medidas indefinidas que lo transformaban en un muy poco entendido unisex ( 24 x 34 mm ); y un diseño elegantísimo y formidable con una esfera muy llamativa - sobre todo en los verdes -.
Estos Seikos fueron un fracaso, pero con revancha. Un fracaso que con los años renace en la memoria de los fanáticos, ahora sí como piezas de colección.








Bien nace
un aparecido en las tinieblas
se persigna y sigue en el borde mismo del papel
le tienta  un alquiler y relamido de estrellas, asemeja ser un plenipotenciario gendarme
en el medio de un allá, un allá del mas allá

Supuso el cruel enigma que se cooptaría de sismos ilógicos
y de simulacros sintagmáticos
de escozores y rencores
de intrépidos y aduladores
fatigados todos por la impaciente voracidad del ser





No hay comentarios.:

Publicar un comentario