Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

SEIKO 6139 - 0804 T DAY/DATE CHRONO ( 1973 el fondo negro y 1974 en fondo marrón )

No entiendo cómo me pasé largas jornadas investigando para qué y cómo se usan los chronos... si no me gustan. Pero tengo varios. El tema de los chronos, como en su día el de los biseles, los taquímetros y los aros me dejó de cama....

Estos preciosos muchachos son dos Seikos 6139b Dial lacado bicolor en tonos marrones, el uno; y con fondo negro y tonos azules, el otro. Ambos firmados chronograph automatic, agujas e índices con material luminiscente; y maya de chapa doblada con cierre firmado Seiko ( el marrón....esa malla es de una pobreza escandalosa, debo decirlo ). Al otro le puse una correa de cuero.... basta de mallas feas.
Medidas de ambos relojes:
Ancho, 40 mm.
Largo, 42 mm.
Caja alto, 14 mm.
Distancia entre asas, 20mm.
Calibre Seiko 6139b. Cronógrafo automático sistema rueda de pilares, contador para 30min. 17 rubís y 21600 a/h.

 

Como habrán notado..... en la foto hay un colado: un 6139 con bisel interno.... no desesperen que lo presento en la próxima página..... 

Y como no podía ser de otra manera..... unas palabras sobre Seiko que alguna vez escribí. Y conste que ese día estaba inspirada....

Los Seiko son como esos amores abiertos, felices, deseados y de una contundencia monumental; hacen que sus portantes estén orgullosos, conformes, satisfechos de sí mismos. Los Seiko suelen provocar bromas ( mis amigos me miran la muñeca y exclaman: " otra vez te has puesto una "sartén" ); pero también provocan inesperados subyugamientos, intrigas, cuidadas palabras al describirlos y profundas cavilaciones que al terminar concluyen con un suspiro de responsable admiración.
Los Seiko son artilugios mecánicos admirables, con un sostén amoroso equiparable quizás a los misterios de las grandes maravillas de las invenciones humanas. Suelen ser grandes, de colores poco osados, serios y simétricos; reseñados hasta el hartazgo acaparan admiradores en bolsillos gordos, equilibrados, sucumbidos o famélicos y miserables.
Los Seiko me han hecho revelarme a esa razón inexistente de poseerlos graciosamente, acariciarlos hasta el infinito, mirarlos con la lupa, sobredimensionarlos; darles categoría humana y creerlos omnipresentes y omniscientes; ellos, que son la perfección absoluta.
Los Seiko esmerilan el corazón del más esteta, del sibarita, del recatado; y proyectan con dulzura y enloquecida emoción la mácula mayúscula de la sin razón más feroz en diacronía al desmayo de su pulsar ronco y gutural - ese rotor magnífico que hace vibrar el alma entera -.
Los Seiko son viscerales, bizarros, adictivos; provocan hermosas parálisis de felicidad por endosamiento a su estilo cauto y de una tímida magnificencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario