Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

Omega Seamaster De Ville Lady calibre Omega 681 ( 1962 )

Este reloj es un escandaloso pergeño de los genios que alguna vez anidaron en esa manufactura. Los Seamaster De Ville son mis preferidos. Sin dudas y lo afirmo vehementemente, esas preciosuras son perfectas, limpias, inmaculadas, de lineas suaves y exquisitas. Y el calibre otra maravilla irrepetida: el 681.


Y unas palabras sobre definiciones y categorías:

A veces me pregunto por qué somos tan terminantes, tan estructurados y tan aguerridos a la hora de definir y categorizar. Puedes escribir, por ejemplo: "Esa persona es un asco... " sin que tengas demasiada idea a qué te refieres o qué es lo que quieres decir. Sencillamente lo escribes en un arrojo de antipatía, enojo o falta de ecuanimidad...
Esa necesidad imperiosa que sentimos de poner en casilla, clasificar y catalogar todo y a todos tiene su origen - en mi humilde entender - en que desde que nacemos nos organizan, seleccionan y maquillan la información para la comprensión de la o las realidades que debemos afrontar.
La categorización nos permite limitar el universo, darle sentido y aprehender de él lo que nos sirve y necesitamos. Inferimos de y a través de las percepciones que están embebidas en nuestros patrones culturales, fenotípicos, sociológicos y contextuales.

Por ejemplo: cuando escribes: " Violeta es camarera " estás diciendo varias cosas a la vez. Que ella es un ser humano de sexo femenino, que existe y tiene una profesión determinada. Entonces al categorizar vas seleccionando tipos, discriminas categorías y terminas dando estructura conceptual que denota y dá entidad a ese acto arbitrario y misterioso que es definir:Violeta es camarera ( de verdad y está delante mío).

Pero la categorización no sería posible sin otro mecanismo mental asociado y complementario: la conformación de grupos o conjuntos clasificatorios por principio de igualdad, similitud o diferencia. Violeta es trabajadora gastronómica ( de hostelería ) y no conduce autobuses ni es varón.

Miramos, interpretamos y entendemos al mundo por nuestras percepciones fundadas en ese triple mecanismo: categorizar, clasificar y definir. Estamos sujetos a él; y sin ese tridente nuestra conformación como seres pensantes en una sociedad moderna no sería posible...



No hay comentarios.:

Publicar un comentario