Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

Incursión secreta-asalto-fotográfica al mundo metálico de Regazzoni. Sin culpas y sin cargo

En esta rebuscada e insolente incursión la mítica seren se aventuró en los alrededores de los dominios del artista plástico Carlos Regazzoni cuando el nombrado estaba fuera de su guarida.
Muñida de cámara caprichosa y poco criterio para los planos quien escribe estas capciosas lineas emborrachó retinas y paladar ante el espectáculo que brindó para si misma la improvisada instalación. Este derroche de obras de arte ubicadas fuera del atelier en medio del barro, el pasto desaliñado y golpeando los sentidos con su descomunal destreza dejan boquiabierto al mundo entero. Personalidades de todos los órdenes ( incluidas estrellas de Hollywood, empresarios y millonarios caprichosos ) ruegan por una escultura o simplemente acuden al atelier en busca de conocer a este iluminado de la creación a partir de los desechos industriales.
Regazzoni es único, admirado, codiciado, aguerrido. Sus obras bombardean la luz de las almas inquietas y se bifuminan en un camuflaje de restos de maderas y canastos, hierros de todo tipo y grosor, galpones oxidados, maleza , restos de cabinas telefónicas.
Esto es lo que está afuera..... imaginen lo de adentro. Que por supuesto, estará en otra entrega.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario