Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

El Forjador

El Forjador sigue allí, con el martillo en alto.
Sigue allí, anacrónico pero atento. Atrás quedaron los días en los que Domingo Nocetti mostraba sus máquinas agrícolas en el taller cuyos perfiles de hierro tenían la impronta de Eiffel, nada menos.
Los fierros del galpón y la estructura metálica habían sido moldeados en el mítico taller del creador de la gran torre parisina. Y ahora, en aquel fin de siglo XIX los hierros empezaron a dar forma a " El Forjador ": local de exposición y ventas de maquinaria agrícola con ese muy particular nombre de fantasía.
La escultura muy deteriorada del forjador sigue allí oteando al vanidoso resto de la ciudad. Su brazo derecho en alto, la tenaza en la otra. El yunque, la posición de duro trabajo; la mirada pérdida y atenta - parece una contradicción pero no lo es -. El cuerpo tenso, alerta, listo para el golpe que dará forma al hierro que espera solemne ser partícipe de la historia.

La historia para este forjador no terminó. Desde el remate del edificio que aún sigue en pie en Perú 535 da la bienvenida a todo aquel que levanta la vista y le sonríe, le saca fotos, lo mira curioso, lo sueña despierto. El Forjador sigue para nosotros en lo mas alto de su formidable postura olímpica, de su maravillosa actualidad y belleza.
Sigue El Forjador, sigue.






  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario