Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

El Anasagasti y los sueños de un loco lindo

Me parece que pocos saben que el primer automóvil fabricado en el país fue un Anasagasti. El nombre del vehículo, como es obvio, responde a los sueños imposibles de un loco lindo que estaba convencido que la industria y la independencia tecnológica liberarían a la  Argentina de ataduras innecesarias.
El ingeniero Anasagasti era inquieto, inconformista, soñador, un loco. Invirtió parte de su fortuna en poner en marcha el primer intento de fabricación de automóviles en serie en Argentina. Montó su propia fábrica en 1910 y tuvo que cerrarla en 1915 lleno de deudas y en bancarrota. Además de todo el dinero invertido, todos los desvelos y todos los proyectos..... 50 Anasagastis pasaron pronto al olvido.
Me parece que este bizarro y maravilloso ser que vislumbro en la memoria de Horacio Anasagasti no supo comprender ( y eso que eran sus pares ) que las familias de la Alta Sociedad Argentina deseaban ver estampadas marcas de Europa o USA en los radiadores de los autos. El fracaso de los Anasagasti se resume en eso: no decir en el frente Ford, Renault o Peugeot.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario