Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

El chalecito que está en el cielo

Cuenta la leyenda que Rafael Díaz trabajó en su adolescencia en una mercería del centro de Buenos Aires. Allí el dueño lo dejaba dormir sobre los mostradores luego de las agotadoras jornadas de venta. Premiaba, así, el esfuerzo del joven español, al que le vaticinó que por sus esfuerzos y temple tendría ganado " un chalecito en el cielo".
Don Rafael comprendió pronto las necesidades y deseos de compra de los porteños. Puso una mueblería sobre la calle Sarmiento, prosperó rápidamente y en pocos años ya tenía un gran edificio de varios pisos en el centro neurálgico de la ciudad. Pero Díaz vivía lejos ( la sureña localidad de Banfield ) y necesitaba estar cerca de sus negocios. Por lo que se le ocurrió mandar a construir un chalet estilo Normando - igualito a uno que había visto en la localidad balnearia de Mar del Plata - en el mismísimo techo del edificio de la mueblería.

Los años pasaron, don Rafael falleció, la mueblería cerró y el edificio y sus pisos fueron destinados a oficinas. Pero el chalecito siguió allí, asombrando y deleitando a los que solemos levantar los ojos y mirar el cielo.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario